• Inicio / Cuando perros y gatos son amenaza para la biodiversidad
  • Cuando perros y gatos son amenaza para la biodiversidad

28/06/2022

En países como Estados Unidos se ha identificado que gatos asilvestrados matan más de 2 mil millones de aves al año, así como entre 6,3 y 22,3 mil millones de mamíferos. Aunque en Colombia no hay estudios, investigadores alertan sobre cómo a esta problemática no se le dedican políticas ni recursos. Los humedales de Bogotá son un foco de este inconveniente.

Cuando los perros y gatos son una amenaza para la biodiversidad

El crecimiento de la población de los gatos, sumado a las múltiples amenazas que ya viven los AnimalesSilvestres, incluyendo la urbanización y la pérdida de hábitat, han llevado a un desbalance en los ecosistemas. Tanto gatos como perros se están convirtiendo en un riesgo para la biodiversidad.

Aunque estamos acostumbrados a ver perros con correa y a gatos que permanecen dentro de las casas, en el mundo la mayoría de estos animales son asilvestrados. Es decir, pasaron de ser especies domésticas para volver a vivir en calles, parques, humedales y áreas protegidas, entrando en estrecho contacto con otros animales.

Daniel Cadena, Decano de nuestra Facultad de Ciencias, manifiesta: “no hay razones para pensar que los gatos asilvestrados de Colombia se comportarían diferente”. Una idea que comparten los investigadores Diego Santiago Alarcón y Carlos Delgado. En un capítulo que escribieron para el libro Avian Ecology in Latin America Cityscapes, explican que, aun sin tener suficiente información, “los gatos y las colisiones con estructuras de edificios y vehículos podrían ser también fuentes importantes de mortalidad de aves en la región ”.

“Las iniciativas de erradicación son las que más han funcionado”, asevera Cadena. Pero esta idea vuelve a traer un dilema que ya ha surgido con otras especies: el de conservación vs. animalismo. “El punto es cómo ponderar los derechos de unos animales, como perros y gatos, con el de especies nativas y silvestres. Los conservacionistas apelan por lo segundo, porque, más allá de lo individual, está la población, la salud del ecosistema y de los mismos servicios ecosistémicos”, asegura.

Lee la nota completa en https://bit.ly/3xUt9CC.
Vía: El Espectador.